(281) 651-7111

Visit: THE REHAB
springchiropractic

Condiciones del Hombro

Condiciones del Hombro

Lesión del Manguito Rotador

El manguito de los rotadores es un término que se utiliza para describir los tendones y músculos que sostienen, estabilizan y permiten que el brazo se mueva hacia arriba y abajo, además de rotar. Los cuatro músculos incluyen el supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor.

Las lesiones y la inflamación de estos músculos causa dolor y disminución del rango de movimiento. Un músculo del manguito rotador desgarrado limita gravemente el movimiento y la fuerza en la articulación del hombro.

Un síntoma común de una lesión del manguito de los rotadores es dolor y debilidad en el hombro cuando se levanta el brazo por encima de la cabeza. Una lesión menos grave puede provocar hinchazón, sangrado y hematomas. Esto crea dolor e inflamación a medida que el músculo hinchado presiona el hueso cercano, lo que dura varios meses antes de que el músculo se cure por completo. La actividad continua podría aumentar la hinchazón y alargar el tiempo de recuperación.

Un manguito rotador desgarrado es mucho más grave y más serio. Los síntomas incluyen dolor, disminución del rango de movimiento, debilidad y dolor profundo. Estos signos suelen empeorar por la noche o la mañana.

Un desgarro debe ser analizado mediante una resonancia magnética, visto y evaluado por un médico para determinar si se necesita cirugía para reparar el músculo. Si los desgarros grandes se dejan solos, a menudo provocan artritis, debido al frotamiento continuo y la inflamación de la articulación.

La recuperación implica medicación para reducir la inflamación y ejercicios de fisioterapia para aumentar el rango de movimiento y la fuerza.

La parte más importante sobre el tratamiento de un hombro adolorido es obtener el diagnóstico correcto. El tratamiento de una distensión es diferente al de un desgarro, así que consulta a tu médico si tienes una lesión en el hombro que te cause dolor.

Estirar y fortalecer el hombro puede ayudar a prevenir lesiones y debe ser parte de un programa de calentamiento y acondicionamiento general.

¡NUNCA COMIENCES UN PROGRAMA DE REHABILITACIÓN HASTA QUE HAYAS CONSULTADO A TU MÉDICO!

PROGRAMA DE REHABILITACIÓN DEL MANGUITO ROTADOR

FASE I

Los músculos no acondicionados y desequilibrados del área del hombro pueden causar lesiones del manguito rotador. A medida que el manguito de los rotadores se fatiga por el uso excesivo, la debilidad o la falta de resistencia, la cabeza del hueso en la articulación del hombro se vuelve más móvil y se mueve hacia arriba. Esto hace que los tendones del manguito rotador entren en contacto con el hueso, lo que provoca irritación del tendón, luego, inflamación y dolor y, finalmente, una lesión (tendinitis del hombro, bursitis, pinzamiento, etc.). Además de mantener la cabeza del hueso firmemente en su lugar, el manguito rotador tiene funciones relacionadas con el rendimiento en los deportes. El manguito rotador proporciona potencia y control para el swing de golf, el golpe de tenis, el lanzamiento y lanzamiento de béisbol / sóftbol, ​​el servicio y remate de voleibol y la natación. Los ejercicios que se describen a continuación son para ayudarte a fortalecer los músculos del hombro (especialmente los músculos del manguito rotador, la parte que ayuda al movimiento circular). Estos ejercicios no deberían causarte dolor. Si el ejercicio te duele, deja de hacerlo. Empieza de nuevo con una resistencia más ligera.

RESISTENCIA. Los ejercicios descritos a continuación están diseñados para mejorar la resistencia de la musculatura del hombro, siendo el aumento de fuerza secundario. Por lo tanto, el énfasis está en el movimiento controlado con baja resistencia y altas repeticiones. Se requiere el uso de tubos para varios de los ejercicios a continuación y los demás utilizan el peso corporal o pesas pequeñas. Debes esforzarte por lograr una ejecución perfecta a lo largo de tu rutina para ayudar a restaurar los patrones de movimiento adecuados y reducir los síntomas en tu hombro.

FRECUENCIA. Realiza todos los ejercicios 5 días a la semana, 1-2 veces al día. Comienza haciendo 15 repeticiones de cada uno durante los primeros 3 días y luego progresa a 2 series de 15 repeticiones. Después de 10 días efectúa 3 series de 15 a 20 repeticiones.

POSTURA. La postura perfecta es uno de los elementos clave para mantener un hombro sano. Piensa en un esqueleto colgado en un salón de clases. Sus hombros cuelgan naturalmente hacia atrás y hacia abajo, lo que le da una postura y alineación perfectas. Desafortunadamente, la mayoría de las personas tienden a inclinarse hacia adelante, con los omóplatos deslizándose hacia adelante y hacia arriba. Si pasas gran parte del día frente a una computadora, como hacen muchos estadounidenses, probablemente te estés hundiendo, incluso si no eres consciente de ello. Mantén los omóplatos tirados hacia atrás y hacia abajo hacia tu cintura, como si estuvieras empujando el pecho hacia arriba. Es importante mantener los hombros en esta posición durante los ejercicios y durante el día.

EJERCICIOS

  1. PULLDOWNS. Coloca la banda por encima de tu cabeza de modo que la tires hacia abajo en un ángulo de 45 grados. De pie con una buena postura agarra la banda con ambas manos, los codos rectos y los pulgares apuntando hacia arriba. Tira de la banda hacia tus bolsillos y aproximadamente a 6-8 pulgadas de tu cuerpo. Haz una pausa de 2 segundos en esta posición enfatizando un apretón entre los omóplatos. Regresa lentamente la banda a la posición inicial.
  2. REMADA DE PIE. Coloca la banda a la altura de la mitad del esternón para tirar en línea recta. De pie con una buena postura agarra la banda con ambas manos, los codos ligeramente doblados y los pulgares apuntando hacia arriba. Tira de la banda hacia tu pecho contrayendo los omóplatos y doblando los codos. La posición final debe tener una excelente posición, los codos doblados a 90 grados y ubicados en la mitad del torso. Mantén esa posición durante 2 segundos y luego regresa a la posición inicial.
  3. ROTACIÓN EXTERNA. Coloca la banda a la altura de la mitad del esternón para tirar en línea recta. De pie con una buena postura, coloca el codo a tu lado, doblado a 90 grados y agarrando la banda con el pulgar apuntando hacia arriba. Sostén una toalla entre tu codo y tu costado para recordarte que debes mantener esta posición. Tu antebrazo comienza apuntando a través de tu cuerpo. Gira lentamente el hombro hacia afuera, manteniendo el codo doblado y fijo a tu costado. Gíralo lo más que puedas por límites de movimiento o dolor. Mantén esa posición 2 segundos y regresa lentamente a la posición inicial.
  4. ROTACIÓN INTERNA. Coloca la banda a la altura de la mitad del esternón para tirar en línea recta. De pie con una buena postura ubica el codo a tu lado, doblado a 90 grados y agarrando la banda con el pulgar apuntando hacia arriba. Sostén una toalla entre tu codo y tu costado. Tu antebrazo comienza apuntando en dirección opuesta a tu cuerpo. Gira lentamente el hombro hacia adentro, manteniendo el codo doblado y fijo a tu costado. Gira en la medida de lo que te permita el movimiento o el dolor. Mantén esa posición durante 2 segundos y regresa lentamente a la posición inicial.
  5. STANDING HITCHHIKER. Párate con una postura perfecta con la mano colocada sobre los muslos y los pulgares apuntando hacia arriba. Mientras deslizas los omóplatos hacia atrás y abajo, hacia la cintura, levanta los brazos en un ángulo de 45 grados. Levanta los brazos solo a la altura de los hombros y mantén los codos rectos. Mantén esta posición durante 2 segundos y vuelve lentamente a la posición inicial. Comienza este ejercicio sin resistencia y progresa gradualmente a mancuernas de 1 a 5 libras. No uses pesos superiores a 5 libras. Los músculos más pequeños del manguito rotador son difíciles de aislar con un peso pesado.
  6. CURL DE BICEPS. Párate con postura perfecta. Mantén los codos junto a tu torso mientras sostienes una mancuerna o una banda. Inicia el movimiento flexionando el codo y luego regresa lentamente a la posición inicial mientras mantienes una buena postura.
  7. PRESS DE TRICEP. Comienza el ejercicio con buena postura, los codos a los lados y doblados a 90 grados. Extiéndelos contra la resistencia hasta que alcances la extensión completa. Mantén esta posición durante 2 segundos y luego regresa lentamente a tu posición inicial.
  8. SERRATUS PUNCH. Comienza el ejercicio con la banda envuelta alrededor de tu pulgar, y tus codos doblados a 90 grados a tu lado. Extiende los codos hacia adelante hasta que estén rectos y luego rodea los hombros al final del movimiento. Mantén esta posición durante 2 segundos y luego regresa lentamente a tu posición inicial.

PRECAUCIÓN. Si alguno de estos ejercicios aumenta tu dolor de hombro, deja de hacer ese ejercicio y comunícate con tu médico o terapeuta.

FASE II 

Para aquellas personas que requieran un mayor fortalecimiento para realizar actividades generales, se debe avanzar a la FASE II. Los ejercicios para esta fase requieren la instrucción de un terapeuta.